rinoplastia-clinica-vomer

20 casos de rinoplastia del Dr. Pablo Rodríguez-Jara

En Clínica Vómer, la rinoplastia es una especialidad clave que se encarga de mejorar estéticamente y funcionalmente la nariz. El uso de la técnica de rinoplastia ultrasónica, en la que el Dr. Pablo Rodríguez-Jara está subespecializado, permite realizar correcciones nasales con alta precisión y menor invasión. Esta técnica, además, acelera significativamente la recuperación, obteniendo resultados naturales y sin cicatrices visibles.

Dr. Pablo Rodríguez-Jara, Fellowship o cirujano subespecializado en rinoplastia y septoplastia ultrasónica

El Dr. Pablo Rodríguez-Jara, referente en rinoplastia en Andalucía, cuenta con una extensa formación de gran prestigio internacional en cirugía maxilofacial y cirugía estética facial, así como una amplia experiencia, con cientos de pacientes tratados.

Más allá, su principal virtud como especialista en rinoplastia es su capacidad para adaptarse a las preferencias de cada paciente, atendiendo a sus necesidades y expectativas. Sus resultados se alejan de la tendencia actual de narices poco naturales, con dorsos extremadamente curvos y puntas excesivamente levantadas.

A continuación, mostramos una selección de 20 casos de rinoplastia abordados por el el Dr. Pablo Rodríguez-Jara en pacientes, hombres y mujeres, de diferentes edades y con diferentes necesidades.

CASO 1

Se trata de una paciente con una punta muy bulbosa y poco definida, como se puede ver en la foto vista desde abajo. En el después, se puede ver cómo de una punta bulbosa y cuadrada pasamos a una punta definida y triangular, con unos orificios más anatómicos.

En la foto lateral, se puede ver una punta nasal muy caída, con una giba pronunciada. Podemos ver cómo mejoramos el dorso y levantamos la punta.

CASO 2

Caso de rinoplastia muy complejo. La paciente presentaba una gran malformación de la punta, con un tamaño desproporcionado, una malposición y una bulbosidad muy pronunciada. Además, una giba con caída de la punta, sobre todo al sonreír.

Hemos reposicionado los alares y mejorado sus proporciones. En la vista desde arriba se puede apreciar como hemos definido la punta nasal, dándole a la nariz una forma triangular, anatómicamente normal. Hemos corregido la giba y levantado la punta.

CASO 3

La paciente fue operada en otro centro del tabique nasal, quedando como secuela una perforación septal y un déficit total de soporte de la punta nasal. Una punta nasal sin soporte envejece muy rápido, cayendo y, por tanto, colapsándose la puerta de entrada de aire. Si no diagnosticas este déficit, el resultado puede ser no satisfactorio.

Para ello tuvimos que tomar un pequeño fragmento de cartílago de las costillas y de fascia del músculo recto abdominal de la paciente.

En la vista desde arriba, podemos apreciar un dorso precioso, con unas líneas de brillo paralelas que van de las cejas a la punta nasal. De perfil, una punta levantada, bien soportada y un dorso suavemente curvo.

CASO 4

La paciente tenía punta muy bulbosa y de gran tamaño, giba pronunciada, caída de la punta nasal, con un ángulo entre el labio y la columela cerrado, y una gran desviación del dorso, tabique y punta nasal hacia su izquierda.

Vemos cómo hemos definido al máximo la punta, dejando un dorso ligeramente curvo y femenino. Desde una vista superior, vemos cómo hemos centrado el dorso y la punta, dándole a esta una forma más triangular. Al levantar suavemente la punta, el ángulo entre el labio y la columela se ha abierto.

CASO 5

El paciente presentaba una nariz muy grande, poco definida. Una punta nasal gruesa, una giba pronunciada y una desviación severa del dorso nasal, desde las cejas hasta la punta, como se puede ver en la visión superior.

En después, vemos una nariz más pequeña, con un dorso recto súper masculino pero que deja ver una punta mucho más definida y estilizada. Respiratoriamente, hemos mejorado el paso de aire corrigiendo una desviación de tabique y tratando los cornetes.

CASO 6

La paciente presentaba nariz con una giba muy pronunciada, punta nasal caída, alas nasales retraídas hacia arriba, lo que hacía que enseñara más de lo normal el orificio nasal en una vista de perfil y frontal; desviación del tabique y dificultad para la respiración nasal.

CASO 7

Este paciente fue intervenido en otro lugar. Acudió a nuestra consulta porque presentaba una giba residual, con una gran deformidad y desviación del dorso, punta caída, grande y bulbosa, con un colapso de la válvula externa de la nariz.

Realizamos una rinoplastia estética y funcional. Corregimos la deformidad y la anchura del dorso, reducimos la giba hasta dejar un dorso recto muy masculino. La punta nasal la reducimos, la elevamos y la definimos. Además, corregimos el colapso valvular, mejorando el paso de aire a través de las fosas nasales.

Fue una rinoplastia de gran complejidad, pero el cambio es espectacular.

CASO 8

Nuestra paciente pedía un cambio sutil y natural. Era muy importante en su caso mantener el ángulo entre el labio y la nariz, pero a la vez que no tuviera aspecto de punta caída. Además, presentaba una giba pronunciada y una retracción alar.

Reducimos la giba de forma conservadora, dejando un perfil con una curva muy suave. Resolvemos la retracción de las alas nasales y definimos la punta nasal, mejorando la transición entre el dorso y la punta. Mantenemos el ángulo naso-labial, eliminando el aspecto de punta caída, y mejoramos la ventilación nasal, mediante una septoplastia y radiofrecuencia de cornetes.

CASO 9

Nuestra paciente pedía un cambio estético muy natural y mejorar la respiración.

Para ello, hemos hecho una reducción de giba muy sutil y hemos levantado ligeramente la punta nasal. Además, existía una desviación del tabique nasal, el cual asomaba a través del orificio nasal derecho. Hemos realizado una septoplastia con eliminación de la desviación, centrado del tabique nasal y una radiofrecuencia de cornetes.

CASO 10

Se trata de un caso de rinomegalia, es decir, una nariz excesivamente grande.

En una rinoplastia masculina, es preferible optar por un dorso recto. Así nos lo pidió nuestro paciente, basándose en la simulación que hicimos previa a la intervención. Además, quería la punta nasal ligeramente más levantada y definida.

Para reducir su tamaño, hemos tenido que hacer una desproyección importante de la punta y una reducción de giba de 4mm.

En el después, podemos ver cómo hemos levantado y definido suavemente la punta nasal y hemos dejado un dorso recto muy masculino. Además, hemos mejorado la respiración con una septoplastia y radiofrecuencia de cornetes.

CASO 11

La paciente presentaba una gran giba dorsal, con caída de la punta nasal. Desde una vista superior, además podemos observar una desviación de la punta nasal a su derecha, sin unas líneas ceja-punta definidas.

Podemos ver cómo hemos levantado ligeramente la punta nasal y hemos dejado un dorso curvo muy discreto y elegante. Además, hemos rectificado la desviación del dorso y mejorado las líneas estéticas ceja-punta.

CASO 12

Este caso se trataba de una paciente con una gran giba y punta nasal caída. La paciente nos pidió un dorso suavemente curvo. Para conseguirlo, hemos tenido que reducir el dorso casi medio centímetro.

Hemos levantado la punta nasal y definido sus puntos de luz. Además, para mejorar la respiración, hemos corregido una desviación del tabique nasal y realizado una radiofrecuencia de los cornetes.

CASO 13

En algunos casos, los pacientes nos consultan por dificultad respiratoria nasal, sin deseos de cambios estéticos.

En la foto pre se puede ver una desviación grave del tabique nasal hacia el orificio izquierdo, y un colapso de las alas nasales en la inspiración, casi completo en el lado izquierdo. Esto afecta al paso de aire a través de la válvula nasal externa. Su válvula interna, también se encontraba afectada.

Realizamos una rinoseptoplastia mediante un abordaje abierto y radiofrecuencia de cornetes. Corregimos la desviación del tabique nasal y colocamos una serie de injertos en el dorso nasal y en los alares que nos permitieron abrir las válvulas de la nariz.

CASO 14

Se trata de una piel muy fina, con unos cartílagos débiles. Además, una punta nasal muy proyectada, caída y bulbosa, acompañada de una giba importante.

Vemos cómo hemos reducido la proyección de la punta nasal, la hemos rotado ligeramente y definido sus puntos de luz. Además, hemos reducido la giba para dejar un dorso sutilmente curvo.

CASO 15

Partíamos de una nariz con mucha giba ósea, un dorso ligeramente desviado y una punta caída, bulbosa y excesivamente proyectada para su cara.

De perfil podemos ver cómo hemos definido y desproyectado la punta, rotándola suavemente para dejar un perfil armónico y natural. Desde una vista inferior, hemos simetrizado las fosas nasales, haciéndolas más anatómicas.

CASO 16

Se trata de un caso en el que la paciente partía de un ángulo entre el labio y la nariz muy abierto, pero con un aspecto de punta caída.

Controlar la rotación de la punta nasal es imprescindible. En este caso, hemos conservado al milímetro su mismo ángulo nasolabial, pero hemos definido y levantado la punta nasal. Además, se realizó una reducción de giba de unos 3mm y una cirugía funcional del tabique nasal y cornetes.

CASO 17

Se trata de un caso de rinomegalia (nariz excesivamente grande) donde la experiencia es importante.

Se muestra el resultado inmediato, donde hemos realizado una reducción importante de la giba, para dejar un dorso recto masculino; y una desproyección y mucho trabajo de punta nasal, para conseguir una buena proporción con respecto al nuevo dorso y a su rostro.

CASO 18

Nuestra paciente presentaba un dorso con una giba pronunciada y una punta muy poco definida. Para ella, era fundamental que el cambio fuera natural y discreto.

Tras su cirugía, vemos cómo hemos mejorado el perfil, con un dorso súper elegante. Hemos definido la punta nasal y mantenido su rotación. En la vista de tres cuartos, vemos cómo la nariz ahora es más refinada, con unos contornos más suaves.

CASO 19

Bajo nuestro punto de vista, los casos como este son los más exigentes, ya que partimos de una buena base y queremos mejoras pequeñas, sutiles y naturales.

La paciente presenta una piel gruesa, una giba moderada, sin transición entre el dorso y la punta. La punta está ligeramente caída.

Vemos cómo hemos feminizado el dorso nasal y logrado una mejor transición entre el dorso y la punta. La rotación de la punta es mínima, para lograr mayor naturalidad.

CASO 20

Rinoplastia masculina muy compleja. El paciente presentaba una columela colgante, con retracción alar, una espina nasal anterior muy prominente, una punta caída y una giba importante.

Como se puede ver en el después, hemos dejado un dorso totalmente recto y masculino, levantado discretamente la punta y hemos reducido la espina nasal anterior, mejorando el ángulo nasolabial y la apariencia de columela colgante.

Pide cita

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo con la mayor brevedad posible.

Responsable: Pablo Rodríguez-Jara Finalidad: Prestarle el servicio solicitado y contestar a las cuestiones planteadas. Legitimación: Consentimiento del interesado. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Destinatarios: Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal.